Inscríbase totalmente gratis al Boletinatural y reciba un ebook de alimentación sana.
Inscríbase>>

NORMATIVIDAD TIENDAS NATURISTAS

Resolución 0126 de 2009 >>>
Resolución 0527 de 2010 >>>
MPS responde inquietudes de la 0527>>
Resolución 0662 de 2011>>
capacitacion tiendas naturistasInformación de las capacitaciones a personal de tiendas naturistas.  resolución 126/2.009 ver >>

 
  
 

El caso del yagé
por Juan José Hoyos

¿Cree usted que es dueño de su ombligo? ¿Cree usted que es dueño de su bazo y de su sangre? Está equivocado. Si tiene dudas, averigüe las historias de John Moore, de los indígenas de Panamá, Papua, Nueva Guinea y las Islas Salomón; o la historia del maíz de Latinoamérica, la soya de China y la quinua de los Andes. O la historia del yagé.
En 1994, los indígenas de la Amazonia descubrieron que una variedad de su hierba sagrada -la ayahuasca, yagé o caapi (Banisteriopsis Caapi)- ya no era suya. Había sido registrada en 1984 en la oficina de Patentes y Registro de Marcas de Estados Unidos, que le concedió a Loren Miller la patente número 05751. Según esa certificación, la empresa Plant Medicine Corporation era la nueva "dueña" del yagé que los indígenas tomaban desde hacía siglos y éste tenía un nuevo nombre científico: Banisteriopsis Caapi (cv) Da Vine. La patente le otorgaba exclusividad a Miller para vender y desarrollar nuevas variedades de la planta y trabajar en la obtención de nuevas medicinas en el campo psiquiátrico y cardiovascular, derivadas de la ayahuasca.

Los indios de la cuenca del río Amazonas han cultivado el yagé desde tiempos muy antiguos para usos medicinales y ceremonias religiosas. Según su visión del mundo, la ayahuasca les brinda el conocimiento de la naturaleza y la cura para muchas enfermedades. Además, es fuente de alucinaciones que les muestran el pasado y el futuro. Por eso los chamanes educan a los jóvenes escribiendo sobre sus cerebros. La tinta de esa escritura es el yagé.

La Confederación Indígena de Comunidades Amazónicas (Coica) solicitó sin éxito la cancelación de la patente por no tener novedad inventiva, ya que la ayahuasca es una planta que crece en forma silvestre en las selvas del Amazonas y además hace parte de su patrimonio sagrado. A pesar de la campaña de desprestigio contra ellos y sus dirigentes -quienes fueron acusados por varios senadores de Estados Unidos, ligados al cartel de Miller, de ser "terroristas"-, en 1999 la Oficina de Patentes y Registro de Marcas decidió suspender provisionalmente su decisión, al admitir el argumento de que la planta era conocida con anterioridad y también había sido usada antes por los indios. Miller no se quedó cruzado de brazos e interpuso una apelación en la que su empresa aseguraba haber cumplido con los requisitos de novedad, no obviedad y utilidad. La Oficina devolvió la patente el 17 de abril de 2001 y desde entonces Plant Medicine Corporation volvió a ser "dueña" del yagé.

El descubrimiento de este robo biológico desató una gran polémica en el mundo. Según muchos etnobiólogos y médicos, la concesión de una patente como la del yagé significa ingresos millonarios a los laboratorios de bioprospección que aprovechan los conocimientos ancestrales de los aborígenes y los recursos biológicos de sus territorios en la Amazonia y otras selvas tropicales de América y el mundo.

Siguiente>>>>>

"El peor error es no hacer nada...por pensar que es poco lo que se puede hacer"

Edmundo Burke


Programa de salud naturalEscuche el programa. En línea directa con judith.
Entrar>>

NOTICIAS DE SALUD NATURAL
En 1994, los indígenas de la Amazonia descubrieron que una variedad de su hierba sagrada -la ayahuasca, yagé o caapi (Banisteriopsis Caapi)- ya no era suya. Había sido registrada en 1984 en la oficina de Patentes y Registro de Marcas de Estados Unidos ver mas>>
Plantas medicinales aprobadas por el invima
El periodico de las tiendas naturistas en colombia